Radio Maranon
Kuélap, excepcional paisaje de una fortaleza sobre los 3 mil metros. - ::Radio Marañón::

Kuélap, excepcional paisaje de una fortaleza sobre los 3 mil metros.

“He visto la Torre de Babel, en el Perú” así definió la hoy Fortaleza de Kuélap, Juan Crisóstomo Nieto en el año 1843, cuando a pesar de los temores llegó a la parte alta del Valle del Alto Utcubamba, en la Provincia de Luya, lugar donde una leyenda urbana entre rumores decía que, “allá en lo alto existen restos y huesos de antiguos peruanos que no permiten el ingreso a ese lugar”.

María Luisa Álvarez - @Marlui1686 
Redacción o line
 

Luego de ese redescubrimiento, la leyenda empezó a desvanecerse y a ratificarse la idea y  sustento de que en esa fortaleza (Kuélap) existía una grandiosa historia, de toda una cultura que yacía sobre los restos de  muros de piedra y excepcional paisaje ubicado a 3000 m.s.n.m.

Mapa de la Fortaleza de Kuélap  ( Difusión)

Pasado el tiempo, el Arqueólogo Alfredo Narváez, dedicó parte de su vida a investigar y escudriñar el lugar llegando a algunas hipótesis que ahora compartimos.

“Kuélap, un centro administrativo y religioso".

Los Chachapoyas, una cultura anterior a los Incas, ubicada en esta parte de la región Amazonas, la misma que fue casi imposible de conquistar por estos últimos, quienes incluso tuvieron que valerse de estrategias “más que inteligentes” para ingresar a la impenetrable fortaleza, cuyos imponentes muros y escuetos ingresos, la hicieron “difícil” por varios años.

Los estudios nos dicen que pasados los años, finalmente el inca Túpac Yupanqui logró “conquistar” a los Chachapoyas, pero su señorío sobre estos no duró mucho, pues los españoles a su llegada invadieron la zona, que terminó con la destrucción y quema de la fortaleza en 1537.

Para los Chachapoyas, el cóndor, la serpiente y el puma, fueron según los vestigios, los seres a los que esta cultura rindió culto; su vida transcurría con el contacto familiar y la reverencia a sus muertos, prueba de ello es que en cada casa se han encontrado huellas de una especie de almacén  (módulo circular) en el que depositaban a sus ancestros ya fallecidos.

También al interior de las viviendas se encontró rastros de corrales de cuyes, que han sido también estudiados.

Además, los muros altos de las 420 casas (construcciones circulares), las ventanas altas, pequeñas y cuadradas, son prueba que los Chachapoyas priorizaron la necesidad de conservar la temperatura en dichas viviendas.

La catarata de Gocta es uno de los atractivos que se
encuentra en la zona, e infaltable de visitar.
Foto: María Luisa Álvarez

Actualmente la Fortaleza está dividida en tres sectores: Torreón,Castillo y Templo Mayor, aunque los nombres no definen lo encontrado y estudiado con el transcurso del tiempo.

Por ejemplo “El Castillo”, ha sido considerado ahora como una especie de mausoleo y “El Templo Mayor” como un lugar de adoración.

Los espera una visita impresionante en el Valle del Alto Utcubamba, un imperdible reconocimiento de nuestra historia y la sensación de convivencia de nuestros antepasados, los Chachapoyas.Sin embargo, para no contarles todos los detalles ahora, me tomo la libertad de dejarlos con estos datos, con la propuesta de que visiten y conozcan con sus propios ojos esta gran cultura que en parte sigue siendo un misterio.

Antes de culminar, no puedo dejar de decir que me causo tristeza e incluso indignación, que estudios para continuar investigando esta cultura, no estén debidamente financiados por algún estamento de gobierno (nacional, regional, provincial).

Ojala ésta “indiferencia” no termine con la posibilidad de conocer más esta grandiosa cultura plasmada en la Fortaleza de Kuelap.